Saltar al contenido
Extincion

Lobo ibérico, el mamífero que busca un refugio donde sobrevivir

header-lobo-iberico

Por ser uno de los animales más carnívoros que existen en la tierra, el lobo ibérico es temido de manera generalizada, motivo por el cual su hábitat natural suele estar alejado del hombre. Este temor ha hecho que en muchas ocasiones se hayan producido grandes ataques contra las poblaciones de lobos ibéricos, suponiendo el declive de esta especie y que a día de hoy se encuentre en peligro de extinción. Su denominación viene porque es una subespecie autóctona de la Península Ibérica (España y Portugal), descripción que fue realizada por Ángel Cabrera a principios del siglo XX.

¿Cómo es el lobo ibérico?

El lobo ibérico tiene un tamaño medio algo más pequeño que otras especies de lobos como el blanco. Los machos pueden llegar a alcanzar hasta los 180 centímetros de longitud, mientras que las hembras no suelen superar los 160. Con respecto al peso, también hay diferencias entre machos y hembras. Los primeros llegan en la edad adulta a los 50 kilos, siendo lo mínimo 35 y las segundas tienen un peso de entre 30 y 40 kilogramos. Otras características particulares del lobo ibérico son:

  • El tamaño de su cabeza es grande y robusto.
  • La forma de sus orejas, pequeñas y triangulares.
  • Sus ojos, oblicuos y con un color amarillento.
  • Las manchas en el hocico, de color blanquecinas a las que se llaman bigoteras.
  • Un pelaje de muchas tonalidades donde predominan manchas oscuras, grisáceas y negras.

Los lobos ibéricos (hembras y machos) en edad adulta son muy parecidos en cuanto al pelaje o el color, diferenciándose solo en el peso y la altura. Sin embargo, los lobeznos en el momento de su nacimiento son mucho más uniformes, con un tono oscuro en todo su cuerpo.

lobo-iberico-1

¿Cómo vive el lobo ibérico?

El lobo ibérico es una especie autóctona de la Península homónima. En España se encuentran principalmente en Castilla y León, Asturias, Cantabria y Galicia, aunque también hay grupos en La Rioja o el País Vasco y en zonas montañosas de Andalucía. En Portugal hay un mayor número concentrado en el norte de la región. Sus hábitats preferidos son los bosques atlánticos y mediterráneos, las montañas cantábricas y las estepas de cereales.

De entre todas las especies que cohabitan en la Península Ibérica el lobo endémico de la región es uno de los animales más carnívoros, por lo que se considera un depredador nato. Esta agresividad le permite poder cazar un gran número de presas, desde mamíferos de mediano y pequeño tamaño hasta enormes herbívoros. Hay que decir que en raras ocasiones el lobo ibérico puede convertirse en un animal carroñero. También es capaz de comer alimentos vegetales, como es el caso de los frutos silvestres, pero solo suele hacerlo en algunas estaciones, no siendo lo habitual. Entre los alimentos principales de la dieta de este especie se encuentran:

  • Jabalíes, ciervos o muflones principalmente.
  • Ovejas.
  • Conejos.
  • Ratones de campo.
  • Carroña.
  • Reptiles y aves.
  • Vegetales e insectos.
  • Zorros, perros u otros animales carnívoros similares.

Se distribuyen por las diversas zonas donde habita en manadas, formando grupos de unos 7 ejemplares teniendo dos figuras dominantes: el macho alfa y la hembra, los cuales son los únicos que se reproducen.

¿Cuál es su nivel de peligro de extinción?

Esta especie ha sido catalogada según diferentes niveles de peligro de extinción según la zona en la que habite. Atendiendo a lo establecido en el Libro rojo de los vertebrados en España, el lobo ibérico se denomina vulnerable a la extinción. En el Atlas de los mamíferos terrestres de España se cataloga como casi amenazado, al igual que lo establecido por la IUCN, mientras que en Portugal se considera una especie en peligro de extinción. Conoce todos los mamíferos en extinción en https://extincion.online/mamiferos/. En este grupo también se encuentra el lince ibérico amenazado, el oso pardo del que puedes leer esta web, el armadillo, del que puedes saber más, o el elefante asiático del que puedes leer este artículo.

La caza de brujas de los lobos se ha llevado a cabo desde el siglo XIX en todo el mundo y la especie ibérica tampoco logró salvarse a esta criba. Según los datos proporcionados por los expertos, desde principios del siglo XX el lobo ibérico ha experimentado un descenso notable en su población, llegando a saberse que en 1988 los ejemplares en España oscilaban entre los 1.500 y los 2.000.

Años más tarde, en 2002, el número de individuos pudo mantenerse alrededor de los 2.000, mientras que en la parte lusa apenas superaban los 400. En la actualidad se estima que alrededor de la mitad de especies que habitaban en la Península han desaparecido, siendo uno de los puntos más críticos Andalucía, donde hay menos de 60 ejemplares.

lobo-iberico-2

¿Cuáles son las amenazas del lobo ibérico?

En el caso del lobo ibérico, hay dos amenazas principales que están haciendo que la población disminuya: la caza furtiva y los envenenamientos.

Caza furtiva

Al ser un animal carnívoro, el modo de alimentación del lobo ibérico hace que sea un peligro en las zonas rurales, puesto que la ganadería y agricultura es la base de la economía de estas áreas. Debido a ello se lleva a cabo a menudo la caza furtiva de esta especie para evitar que acabe con el ganado y el cultivo. Esta es la principal amenaza a la que se enfrenta el lobo ibérico en la actualidad.

Envenenamientos

Por prácticamente las mismas razones que en el caso anterior también son frecuentes los envenenamientos. En definitiva, la convivencia con las personas es lo que provoca, en mayor medida, que el lobo ibérico se exponga frecuentemente a la desaparición.

¿Cómo se intenta asegurar la supervivencia del lobo ibérico?

Teniendo en cuenta lo que representa esta especie para la Península Ibérica y el constante peligro al que se exponen los ejemplares, se están llevando a cabo algunas medidas para poder ayudar a la conservación de esta especie única:

  • Estudios de reintroducción: una iniciativa promovida por los investigadores del CSIC para poder reintroducir la especie en Andalucía, zona en la que quedan menos ejemplares y también en Extremadura.
  • Estrategia de conservación: en el año 2005 fue aprobada la Estrategia Española de Conservación y Gestión del Lobo para delimitar una normativa y establecer líneas básicas sobre la gestión de esta especie en el país. Todo dentro de la ley del Patrimonio Natural y la Biodiversidad.
  • Espacio protegido: las zonas donde habita el lobo ibérico, sobre todo en Portugal, se consideran espacios protegidos, siendo ilegal cualquier acción destructiva en ellas.
  • Prohibición de caza: actualmente no se pueden cazar legalmente lobos ibéricos aunque es cierto que en ciertas zonas muy reducidas, todavía no se cumple del todo esta normativa.

Como un dato más añadir, el conocido naturalista Félix Rodríguez de la Fuente fue uno de los primeros que promovió la conservación del lobo ibérico. Lo hizo realizando estudios y documentales, mostrando cómo era esta especie y su hábitat, además de sus necesidades. Fue una iniciativa que logró cambiar la mentalidad que se tenía de este animal durante esos años.

Más artículos interesantes: 

Vídeo sobre el lobo ibérico en extinción:

Fuentes y referencias:

DMCA.com Protection Status

Lobo ibérico, el mamífero que busca un refugio donde sobrevivir
4.4 (88%) 5 votes