Saltar al contenido
Extincion

Centolla, del estómago a la extinción

header-centolla

Al hablar de centolla o centollo se puede hacer referencia a diferentes especies, pero la conocida como centolla patagónica es la que se encuentra en mayor peligro de extinción. Con nombre científico Lithodes santolla, se trata de un crustáceo común en las aguas frías de América del Sur. Debido al gran valor que tiene su carne en el mercado, considerada como una exquisitez gastronómica, cada vez hay un menor número de ejemplares. Esta especie pertenece a la categoría de animales invertebrados en riesgo de desaparecer. En este mismo grupo están presentes la tarántula azul, de la que puedes saber más, . y la mariposa monarca de la que puedes leer todo aquí.

¿Cómo es la centolla?

La centolla patagónica o magallánica es una especie marina que no presenta un gran tamaño, por lo que su diámetro, rara vez supera los 60 centímetros, aunque su peso es considerablemente mayor en comparación, ya que puede llegar hasta los 6 kilos aproximadamente. El caparazón es una de sus partes más características, de tacto rugoso y con espinas, pudiendo medir entre 15 y 20 centímetros. ¿Qué más se sabe de la centolla?

  • Es un animal decápodo.
  • Tiene diez patas bastante largas.
  • Suelen presentar un color rojizo o anaranjado.
  • El caparazón es su mayor arma de protección.
  • Puede llegar a vivir unos 6 años.
  • Es similar a los cangrejos comunes, aunque es algo más grande. Sin embargo, no se parece demasiado al cangrejo cocotero, que también está en peligro de extinción.
  • Su carne contiene una gran cantidad de yodo, muchas proteínas y poco colesterol.

centolla-1

¿Cómo vive la centolla?

Esta especie marina se encuentra fácilmente en algunas aguas de Chile, en las costas del sudeste del océano Pacífico, así como en el sur de Argentina, donde es más abundante. Su hábitat natural suelen ser los fondos marinos con grandes bancos de arena y piedras en los que predomina la vegetación. Lo normal es que naden en profundidades de entre 100 y 150 metros, aunque alguna vez se han encontrado ejemplares en zonas de hasta 600 metros. Son animales que viven solo en aguas saladas y no pueden sobrevivir a las dulces.

El proceso de reproducción se lleva a cabo de forma anual, siendo uno de los animales que más huevos pueden poner de una sentada: entre 5.000 y 30.000 aproximadamente. Dicho proceso habitualmente comienza en la época de la primavera y a partir de ahí las hembras pueden portar los huevos durante 10 meses.

Su alimentación es variada dependiendo de la época del año en la que se encuentren. Durante el invierno lo normal es que coman moluscos y algas, mientras que en verano los pepinos de mar y los erizos de mar son los alimentos más comunes, incluyendo también detritus de animales marinos. En ocasiones añaden a su dieta estrellas de mar.

Son animales migratorios, por lo que tienen la capacidad de moverse de un lado a otro según los meses el año. Para cazar sus presas se camuflan en el fondo de las aguas donde habitan y luego atacan con sus grandes pinzas.

¿Cuál es su nivel de peligro de extinción?

Desde hace algunos años la centolla patagónica se ha considerado como un animal en peligro de extinción. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) así lo establece debido a que el nivel poblacional de esta especie ha disminuido notablemente a causa de la gran explotación y la pesca masiva. Según algunos informes que se han llevado a cabo de forma reciente, cada año aproximadamente un mínimo de 9 individuos se incluyen dentro de la parte proporcional del población que se explota de manera comercial, todo ello sin hacer un cálculo de lo que se captura de manera mensual.

Aunque este tipo de crustáceos marinos se pueden encontrar en muchas regiones, es en Chile donde parece que la centolla está en un mayor peligro de extinción. Por esto se han establecido diferentes normativas con respecto a su pesca, prohibiendo esta práctica en determinados meses del año. En este caso la legislación chilena es clara: solo se pueden capturar centollas entre los meses de diciembre y abril según las regiones en las que se encuentre, dejándolas en libertad durante el verano, que es cuando se produce la reproducción normalmente.

centolla-2

¿Cuáles son las amenazas de la centolla?

Al igual que otras especies marinas, la principal amenaza de la centolla es la pesca masiva de la especie. Otro de los problemas a los que se enfrenta es la presencia de depredadores y en menor medida el cambio climático al que se somete la tierra y el mar en los últimos tiempos.

Pesca masiva

En la Región de Magallanes es donde se extrae un mayor número de centollas al cabo del año. Al ser una carne muy codiciada dentro del comercio nacional e internacional, la industria pesquera está cada vez más explotando esta práctica, lo que está haciendo mella de forma negativa en la población de este crustáceo en estas aguas de América del Sur. La exportación de esta especie se realiza de diferentes formas, ya sea la pieza entera, congelada o incluso enlatada, por lo que casi todas las técnicas de pesca sirven para capturar este animal.

Presencia de depredadores

Aunque las centollas saben camuflarse bien en los fondos marinos, en las aguas sudamericanas habitan otras especies que se presentan como sus más temidos depredadores. Capturan a los ejemplares para su alimentación, ya sean en su época adulta o los propios huevos. Entre los depredadores más comunes de esta especie se encuentran las tortugas marinas, nutrias o los pulpos.

Cambio climático

Los cambios de la temperatura del agua están afectando a prácticamente todas las criaturas marinas y la centolla es una de ellas. Esta especie se adapta a las aguas más frías, no pudiendo sobrevivir a las que son más cálidas. El ascenso de temperatura en los fondos marinos está haciendo que el número de ejemplares de esta especie vaya disminuyendo.

¿Cómo se asegura la supervivencia de la centolla?

La centolla patagónica es una de las especies marinas que más se están estudiando debido a su descenso poblacional. En base a esto, en determinadas regiones de América del Sur se están llevando a cabo iniciativas para poder acabar en gran medida con la pesca masiva de este crustáceo. Teniendo en cuenta que este es su principal problema, en ciertas zonas esta práctica se ha prohibido o, por lo menos, se ha restringido según el tamaño que tenga el codiciado crustáceo. Así se ha determinado lo siguiente:

  • Para poder pescar la centolla, esta debe tener un tamaño mínimo de entre 11 y 12 centímetros (dependiendo de la región).
  • El tamaño se mide desde el final de su caparazón hasta el comienzo de las antenas.
  • Solo se pueden capturar las especies que sean machos.
  • Los ejemplares hembra está en veda durante todo el año.
  • En el caso de capturar individuos que no cumplan con estos requisitos, es obligatorio devolverlos al mar a salvo.

Cazar de forma ilegal está penado con multas económicas e incluso cárcel. Además, para preservar la conservación de la centolla patagónica, en estos últimos años se han realizado algunos encuentros y reuniones de científicos expertos que conocen a la perfección las diferentes áreas en las que habita esta especie para poder establecer una política de pesca sostenible. Dichos encuentros tienen dos objetivos claramente definidos. Por un lado evitar que la centolla se exponga a los grandes depredadores y por otro asegurar que la especie siga siendo un gran recurso económico en América del Sur, pero garantizando su reproducción y supervivencia.

Vídeo sobre cómo se reproduce una centolla:

Fuentes y referencias:

DMCA.com Protection Status

Centolla, del estómago a la extinción
4.2 (84%) 5 votes